I Have A Dream!


1000509261001_2098673023001_Martin-Luther-King-The-King-Years

Probablemente éste sea uno de los discursos más emblemáticos y recordados de Martin Luther King, Y eso es razón suficiente como para analizarlo.

Este video es un registro de su discurso en el Lincoln Memorial en Washington DC, el 28 de agosto de 1963. Se trata de un extracto de no más de dos minutos que deja en evidencia los principales atributos como comunicador que Luther King tenía. Atributos, que no por nada,  le valieron la posibilidad de ser el primer candidato a presidente de raza negra en EE.UU.

Extensión de sílabas y fonemas: Esto es clásico de todos los predicadores, sea cual sea la religión que profesan. Alargan la fonía de una sílaba cuando desean otorgarle un realce superior por encima de otros términos: “Estamos un momento cúuulmine de nuestra historia.”

Elevación del volumen al final de cada expresión: Con esta técnica otorga incertidumbre a un “algo” que no está resuelto aún. Al aplicarla, le endosa la responsabilidad y compromiso de hacerse cargo al auditorio, logrando con ello mayor concentración. Es en estos casos cuando podemos ver a gente del auditorio que asiente o niega con la cabeza. Incluso hay quienes murmuran las mismas palabras del comunicador. Se hacen parte de.

Dicción: Luther King tenía una dicción excepcional. Cada palabra, cada frase se oía con total nitidez si dejar espacio a confusiones. Clave en el desempeño final de las otras técnicas.

Pausas y silencios: Son por definición uno de los actos de comunicación de mayor impacto. Por lo general, un speaker sin experiencia se acelera. El que tiene dominio de lo que hace y del lugar que ocupa en el escenario maneja el tiempo a voluntad. Se hace escuchar. Genera expectativas. Destaca una frase o idea por sobre otras. Eso, Luther King lo hacía a la perfección.

Su retórica: No solo era el vocabulario, era el cómo organizaba las ideas en un relato atractivo y persuasivo. Eso le permitió cautivar a muchos con sus discursos. Está claro que su condición de pastor de la iglesia bautista le otorgó un sello un valor importante a su comunicación.

Gatillante discursivo. Una técnica que pocos se atraven a utilizar. Claro, se necesitan bastantes “horas de vuelo” para poder hacerlo, y tener otras tantas en el manejo de la improvisación. Consiste en utilizar una frase breve que contenga algún verbo transitivo al inicio de cada párrafo, y que después de una breve pausa da espacio a infinitas posibilidades de respuesta: Estoy aquí con ustedes…para seguir el camino del éxito”. Estoy aquí con ustedes…para acompañarlos en el fracaso”…y así, infinitamente.

¿Cuál era la La de Luther King? La eternamente recordada: I have a dream.”

Luther King marcó un hito, fue un punto de inflexión en la política estadounidense. Un antes y un después en cómo dirigirse a una audiencia y cómo cautivarla. Un antes y un después en cómo trascender y dejar huella.

Luther King, con sus singulares atributos logró transformarse en un fenómeno que trascendió en el tiempo más allá de sus fronteras. Tan así, que hasta hoy, no existe presidente o político con aspiraciones, que no haya tomado ¨lecciones y aprendizajes” de su forma de comunicar.

No tiene por qué ser distinto en tu caso.

Anuncios

Un comentario en “I Have A Dream!

  1. Pingback: I Have A Dream! | La Comunicación Efectiva No Existe -

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s