Un Capitán Nato.


Ni las ganas ni los conocimientos son suficientes para lograr que las cosas sucedan, que algo ocurra.

Para eso se necesitan ciertas habilidades, ciertas competencias. Para eso se necesitan líderes.

Hoy por hoy, cuando se busca líderes en todos los ámbitos de la vida cotidiana, bien vale preguntarse si un líder nace, o se hace.

Particularmente, soy de los convencidos de que el líder nace y se desarrolla con el tiempo y la práctica. No creo en que un líder se haga. No creo en que alguien ejerza apropiadamente como líder por el mero hecho de que se le titule como tal.

Mi experiencia me sigue demostrando que para liderar se necesitan ciertas “condiciones de fábrica”.

Las personas no cambian. Pueden modificar conductas, se les puede designar, se les puede otorgar el rol de líder, se les puede conferir poder y autoridad, pero si esas condiciones a las cuales refiero no están en su personalidad ni en su comportamiento natural y auténtico, difícilmente podrán ejercer su rol con éxito. Tarde o temprano fallarán en el intento.

De la misma forma, el liderazgo más auténtico y espontáneo de algunas personas aflora aún cuando no se les haya otorgado poder ni autoridad formal. Está en su ADN.

El líder, se comporta como tal en todo momento y lugar, porque lo cree, porque lo siente, porque es su esencia. El resultado es simple: quienes lo rodean, quienes lo “siguen”, incluso sus propios enemigos  se dan cuenta de su notoriedad, de su carácter, de su decisión, de su protagonismo.

La necesidad de contar con líderes en las organizaciones de hoy responde al afán de contar con personas que las dirijan, personas que sean capaces de organizar, coordinar y estimular el trabajo de otros en pos de un beneficio común.

Decidir quién asumirá esas labores en una empresa o en una cancha de fútbol no le puede ser otorgada a quien no quiere, y menos quien no puede (aunque su título así lo indique).

¿Quieres identificar a un líder nato con “condiciones de fábrica”?, entonces debes poner atención a señales que te aseguren tomar la decisión correcta. Para eso, el comportamiento no verbal de un individuo, son la mejor señal, son el mejor indicio, pues se trata de actos inconscientes e involuntarios, que siempre informan la verdad de una persona. Aquí, algunas de ellas:

  • Kinésica ilustrativa: Son capaces de convocar, orientar, y dirigir con sus manos, lo que esperan del grupo al cual lideran
  • MASCHERANO
  • Capacidad Retórica. Crean contenido, que por el orden y estructura, desemboca en frases e ideas atractivas, inspiradoras, movilizadoras e influyentes.Captura de pantalla 2014-07-18 a la(s) 9.36.22

 

  • Uso estratégico del espacio personal y colectivo. Se imponen y generan respeto en entornos donde otros circulan con libertad.

mascherano-contra-belgica

 

La próxima vez que estés en búsqueda de un líder para tu empresa, o de un capitán para tu equipo, observa cómo se comporta no verbalmente. Ahí está la clave.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s