Pausas y Silencios de un “Speaker”


Imagen

Algo aparentemente tan sencillo como guardar silencio por más de tres segundos resulta, sin embargo, de una tremenda dificultad cuando se está en un escenario.

No es lo mismo incorporar una pausa o silencio fruto de la ansiedad o el pánico escénico, que hacerlo porque se ha decidido conscientemente.

En el primero de los casos,  la ansiedad y nerviosismo le ganan la partida al orador, y muchas veces los deja en total mutismo por espacio de algunos segundos y dificultando el poder retomar la idea que se tenía en mente. Eso, el auditorio, lo identifica, lo reconoce. Sabe que no es premeditado. Sabe que no aporta y que le resta credibilidad al speaker.

En el segundo caso, es consecuencia del aplomo y práctica de un speaker, que entiende las efectos comunicativos de un acto que – en apariencia- no es muy significativo, cuando en rigor, es todo lo contrario.

En ese escenario, bien vale conocer cuáles son sus bondades. He aquí algunas de las más relevantes: 

  • Los silencios son elocuentes. Clarifican una idea.
  • Crean un vínculo entre el speaker y el auditorio. Comprometen.
  • Enfatizan la última frase o palabra pronunciada. ( Muy apropiado para presentaciones que tienen por objetivo el hacer reflexionar al auditorio. )
  • Permiten al speaker crear valor y posicionarse frente a su auditorio. Dejan en evidencia su aplomo y dominio (aún cuando no sea del todo tal).
  • Ante la posibilidad de la desconcentración de la audiencia, permiten recobrar el contacto ocular perdido, y con ello, su atención.
  • Después de cada idea y antes de pasar a una nueva, permiten ordenar nuestros pensamientos y los próximos pasos a seguir en la presentación.
  • Un uso muy apropiado es la doble pausa. Se ejecuta antes y después de una frase relevante. La eleva a un grado de importancia mayor que las restantes ideas. Equivale a subrayar con destacador una frase relevante en un escrito.

 Todos estos beneficios tienen su costo. Requiere del speaker un manejo y práctica a lo menos intermedio.

Es un atributo, una ventaja que bien vale experimentar sus efectos en tu siguiente discurso.

Una recomendación: De preferencia, cuando las apliques, no pierdas contacto ocular con la audiencia.

Anuncios

Un comentario en “Pausas y Silencios de un “Speaker”

  1. Pingback: Oratoria y comunicación no verbal |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s