A buen entendedor, pocas palabras.


Bueno, en rigor tan pocas no son, pero los resultados ( y proyección ) de la encuesta del post anterior no dan lugar a segundas lecturas. Barack Obama se dispara sobre un 70% de preferencias respecto de John McCain. Cuando esto se refrenda con la dialéctica de sus propuestas es cuando obtenemos el factor final de adherencia para uno y otro. Por cierto, esto es aplicable a cualquier contienda política en el mundo.

Qué hace que Barack Obama genere en este breve video, una mejor sensación que John McCain:

Me permito extraer literalmente lo que un periodista de La Nación (Argentina) señala de John McCain en una análisis global sobre el look de los candidatos: “…Aunque su problema no está en los pies, sino en los brazos, de movimiento limitado por sus heridas en Vietnam; esto le impide competir con lo bien que le quedan los trajes a Obama. “

De momento he ahí una de las razones del por qué de una mejor sensación de parte de Obama. Esto provoca en McCain un “caminar enjuto” (muy propio de la edad), que le impide desenvolverse con mayor soltura y con pasos más decididos.

El contacto visual es otro aspecto fundamental de las diferencias entre uno y otro. McCain comienza reflexionando con su vista en el piso y levemente hacia la derecha: Un diálogo interno que excluye, tanto a su audiencia del set como la televisiva.

Otro aspecto con el que McCain poco y nada puede hacer, es la natural resonancia de la voz de Obama, versus su voz “pajosa”. Los efectos son lógicos dado que necesita menor esfuerzo para proyectar su voz.

Un cuarto aspecto tiene relación con la dicción de uno y otro. Es probable que la formación profesional de Obama sea un agente activador (por los años de ejercicio y estudio del derecho) de una vocalización correcta y clara de cada palabra. En el caso de McCain, es evidente el como “muerde” cada término.

Por otro lado, kinésicamente, Obama se ocupa de particularizar y separar los fenómenos que explica y propone de una forma muy sencilla pero de un alto impacto. Ocupa las palmas de sus manos abiertas hacia el público en diferentes alturas y posiciones. Así hace más evidente aquello que no sea del todo entendido a través de sus palabras.

Por último. Si observan con atención, Barack Obama se ocupa de hacer usufructo del espacio que dispone de tal forma de brindar la atención debida a todos los sectores de su audiencia en el set, cuidando en todo momento de no permanecer demasiados segundos dando la espalda a otra zona del set.

Recuerda, te recordarán más por cómo los hiciste sentir que por lo que dijiste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s